lunes, 9 de febrero de 2009

Mujeres que sufren en silencio




La desoladora noticia llega una y otra vez: una nueva víctima se ha cobrado la denominada violencia de género y la justicia sigue sin poder predecir estos hechos antes de que acontezcan. Es pues como si nada pudiera hacerse para proteger o evitar el sufrimiento y la tortura que viven las mujeres que sufren maltrato. Ése es su desenlace final: su muerte, una muerte anunciada. Y digo eso porque, queridos lectores, nuestros sutiles encantadores de serpientes, aquellos tachados de agresores, muestran entre sutileza y sutileza la frialdad característica en el psicópata, sin ella no sería posible terminar con el ser "amado".

Ellos no aman, sólo conquistan y en esa conquista muestran todas sus armas, aquellas que un día te enamoraron.

En el siglo XXI parecería que las mujeres fueran más inteligentes, menos víctimas de ese tipo de psicópatas que llevan viviendo años en su mismo hogar, pero lamentablemente, no es un problema de inteligencia ya que a menudo el amor sabe enmascarar el verdadero verdugo que nos sacude todo el cuerpo con ese sentimiento.

Muchas de las víctimas que ahora yacen bajo tierra, se liberaron del sufrimiento amenazante y continuado para que, una vez creerse en libertad, acudiera la muerte a su puerta. El psicópata no descansa hasta ver perpetuado su crimen.

Y la justicia ¿dónde está cuando se la necesita? Muchos casos han terminado enterrando a las víctimas porque la respuesta de la misma no fue lo suficientemente rápida como se necesitaba. Esa es la cruda realidad: tenemos que aprender primero a detectar a nuestros posibles agresores y, si ya están formando parte de nuestro entorno, a defendernos de ellos. La salvación a menudo se encuentra en la prevención, es decir, en la detección anticipada de ciertas alteraciones de carácter.

El agresor psicópata puede tener algunos de estos rasgos de carácter:

Manipulador, celoso en exceso, emocionalmente desligado, cíclico (pasando rápidamente de un estado emocional a otro), te causa confusión sin saber muy bien cómo predecir sus reacciones, le gusta provocar el daño psicológico a otros, se cree superior a sus semejantes (tendencia narcisista), tratará de alejarte de aquellos que forman parte de tu entorno inicial (familia, amigos) desterrándote a su único y solitario territorio, es egocéntrico (él es el centro de todos sus pensamientos, aunque en realidad ésa es su defensa porque tras ella se esconde un ser humano inseguro) y... un sinfín de todavía desconocidos rasgos que van llenando el listado con cada nuevo caso.

Muchas de vosotras os hayáis atrapadas en la red de estos hombres que con un carisma, no muy claro, os han hecho suyas. Sus disculpas son siempre tan creíbles que seguís formando parte de su disgregada vida. Cuanto antes abráis los ojos y cerréis los oídos a su palabrería, antes seréis liberadas.

Demasiados casos ya cerrados invaden las páginas de sucesos de nuestros diarios; nos hallamos indefensas ante un virus que puede acabar con nuestra vida y ninguna ley puede protegernos.

Mujer, deja ya de sufrir en silencio y defiéndete. Piensa siempre lo peor que pueda pasarte y aunque el tiempo creas ya transcurrido, no dejes jamás la puerta abierta.

3 comentarios:

Mercedes dijo...

Hola:
Me ha parecido muy interesante el post. Yo creo que hay que explicar a las mujeres todas estas cosillas que, aunque parece que se saben, no está de más recordarlo.
El perfil de la pantera "atrapa".
Enhorabuena por tu blog.

Pantera dijo...

Gracias Mercedes por tu comentario. El blog ha sido un proyecto nuevo en el que trataré de ayudar con artículos de interés humano a los miembros de esta sociedad adicta de la que formamos parte. Al mismo tiempo seguro que a mí me ayudará a expresar emociones que necesitan ser liberadas como la primera entrada del blog.
En cuanto a la pantera siempre ha sido mi "tótem" sintiendo cierta conexión con ellas.
Un abrazo.

Paco dijo...

Desgraciadamente esta sociedad está plagada de ese tipo de personas. Perfecta reflexión sobre el tema.

Bienvenida a este mundo bloggero. Te deseo mucha suerte en este nuevo proyecto, que se que será de interés para todos.

Un beso