domingo, 9 de septiembre de 2012

Un sin sentido

En este, mi paseo por la vida observo como el sin sentido se apodera de cada uno de los seres que habitan nuestro planeta. Pero qué sociedad hemos construido?, en qué seres hemos confiado para dirigirla? y lo peor de todo, con qué sin sentido estamos funcionando?… Retrocedamos unas pocas décadas y entonces hablábamos de “democracia”, en definitiva y sin entrar en jerga política, un juego en el que los habitantes ampliábamos nuestras opciones decisorias y con ella, la sensación de libertad empezaría a subir por nuestras venas como pura adrenalina. Pero había una pega y es que la libertad sólo era una sensación, vamos que no era real, que duraba poco. Os explico, en nuestro país cambiamos a un dictador por un grupo político que seguía mandando, aunque fuera el pueblo el que lo eligiera, en definitiva el panorama era el mismo aunque probablemente no lo vimos entonces. Siempre ha existido su soberanía nunca la nuestra. Siempre ha existido la sensación de libertad pero no la libertad real. Sólo que cuando el término políticamente elegido fue “Democracia” nos vendimos a otro impostor, con diferente cara pero con mismo fondo. Nos lavaron las calles que pisábamos, pintaron los edificios que habitábamos y le pegaron un empujoncito a la tecnología, esa que ahora es dueña de nuestras vidas. Menudos esclavos estamos hechos! Y con que poco nos contentamos: un trabajo para pagar la hipoteca que me esclaviza de por vida, un coche que nunca se acaba de pagar pero mola sobre todo cada vez que tengo que llenar el combustible y no sé si tendré para llenar, el último modelo de móvil y la suerte de poder pedir un nuevo crédito para pagar esas ansiadas vacaciones. Y esa es la vida que hemos conseguido los que seguimos en esta sociedad. Pero no nos quejamos, bueno alguna que otra manifestación, revolución, crítica verbal pero contundente acción nada de nada. Por eso lo llamo “sin sentido”. Pregúntate a qué estarías dispuest@ a renunciar y para cada una de las respuestas pregúntate para qué lo necesitas. Es probable que no te atrevas a vivir una vida sin dinero, moneda porque le has concedido el máximo poder en tu vida. Con él te parece que vives: te alimentas, habitas bajo cobijo, compras regalos, te diviertes, … y un sinfín de cosas que nos dan la felicidad! (uf que mal estamos! La felicidad no se obtiene con ese papel que la sociedad llama dinero, ese sentimiento sólo puede sentirlo el ser libre y eso nunca, repito nunca, lo hemos sido. Triste pero cierto. Lo peor es que ahora que el culo está al descubierto, que las cartas están boca arriba sólo criticamos, nos revolucionamos pero seguimos sin actuar de manera coherente con nuestro interior y eso es así porque seguimos temiendo perder aquello que nunca ha sido dado: nuestra libertad. En realidad nacimos libres pero aquí permitimos que el sistema nos esclavizara y todo por pensar que el poder estaba en la moneda que permitía al habitante adquirir suministros. Formamos parte de la Tierra; acaso el árbol perece porque la Naturaleza se olvida de proporcionarle aquello que necesita? Jamás, perece cuando ha cumplido su ciclo o a manos de los habitantes animados, esos que ahora organizan revueltas para quejarse de lo corrompido del sistema o de lo caro que se está poniendo todo. La verdad es que yo también me quejo y lo hago desde el silencio pero ciertamente estoy aprendiendo a desprenderme de todo aquello que me ata a esta sociedad engañosa, a todo aquello que no necesito y veo hoy mucho más que ayer las injusticias y no estoy dispuesta a consentirlas por más tiempo. Yo elijo y eso me hace conocedora de mis posibilidades. Sólo hay que atreverse a renunciar a vivir en un sistema que esclaviza bajo un trasfondo de libertad. Las señales las tenemos delante de nuestros ojos cada maldito día, en la portada de los diarios, en las noticias de la televisión, y vosotros no las veis? Todo el espectáculo es un verdadero sin sentido donde las marionetas seguimos nuestras rutinas a ritmo de los mismos engaños día tras día. Eso no te hace pensar?

5 comentarios:

JORDI CARALT GES dijo...

Es una autèntica veritat, sóm uns autèntics titelles del capitalisme que s'està deteriorant. És l'hora del canvi però com fem canviar la manera de pensar de milions de persones que tenim una vena als ulls i que no abandonaran facilment les comoditats materials que aquesta els ha proporcionat.
Enhorabona per publicar aquest escrit tan valent, hi hauria d'haver més persones així.

Celia dijo...

Gloria, guapina... ¿es que ya no existo para vosotros?
Os envío un fuerte abrazo y todo mi cariño.
celia

FELIZ NAVIDAD.

Mario Cam dijo...

Gloria, como hago para compartir esta verdad, bien descripta?. comparto totalmente esta explicación de la realidad actual. es muy grato encontrar entidades símiles.

Anónimo dijo...

Cierto todo y como lo expresas,
un abrazo.
Tula

http://blues-grandes-exponentes.blogspot.com.ar/ dijo...

Thanks