miércoles, 13 de mayo de 2009

¿Somos codependientes?



¿Quién verdaderamente puede mantener una relación de años enteros con un enfermo sino otro enfermo?

Un adicto a sustancias obtiene el sentido de la vida a través del uso, al mismo tiempo que depende del Codependiente para mantener su estilo de vida. El codependiente a su vez depende del adicto para darle un sentido a su vida, él o ella, és la ayudadora incondicional y permanente; el codependiente es adicto al estado de la persona.

La persona codependiente es aquella que ha permitido que su vida se vea afectada por la conducta de otra y está obsesionada tratando de controlar esa conducta. El codependiente depende del adicto para obtener su seguridad psicológica.

Estas són algunas personas que pueden caer en la codependencia:

•La hija de una codependiente (conductas aprendidas)
•La joven que se convierte en madre de su hermanito
•Una madre y su relación con su hijo minusválido
•Una niña que sufre maltrato doméstico y/o abuso sexual
•Una madre sobreprotectora
•Una mujer víctima de degradaciones en su matrimonio.
•La esposa de un neurótico
•La hija de un alcóholico
•La madre de un adicto a sustancias.

En todos estos casos, la persona pierde la capacidad de pensar en sí misma. No gobierna su vida; sus sentimientos y pensamientos se hallan sujetos a la conducta de la otra persona.

Un codependiente dialoga con la vida a través de la realidad de otra persona, al mismo tiempo que construye para sí una imagen que contiene como ingredientes principales su ayuda y abnegación, haciéndolo en forma tan enfermiza que el resultado es un sufrimiento heroico, algo así como un martirio.



Su gratificación autoafirmativa proviene de los aplausos y la pena de los demás, sus procesos internos viscerales más comunes son el llanto y la rabia.

Entre un adicto a sustancias y el codependiente, la comunicación se realiza mediante los mecanismos de defensa, todo el lenguaje verbal y corporal es una lucha de posturas egocéntricas y autoafirmativas.


En una película que trata sobre la codependencia, el codependiente en su manipulación, le dice a su esposa adicta, que ya lleva un tiempo rehabilitándose, que ha cambiado mucho, que ya nada es como antes, a lo cual ella contesta:

“Probablemente aquello que nos atrajo uno del otro es precisamente la razón por la que no podemos estar juntos.”

5 comentarios:

tag dijo...

Creo que todos somos un poco codependientes de las personas que amamos.
Ese mismo comentario final, que le contesta la mujer, me impactó cuando lo lei en un libro de Jorge Bucay, que se titula "Amarse con los ojos abiertos"

Alli dice eso, que lo mismo que te atrae al principio de una persona, es lo que luego termina separandote, siendo algo tan insoportable, que rechazas hasta el extremo de ser una razón para alejarte de esa persona.

Cuando lo leí, me pareció una barbaridad, pero luego lo explica muy bien,en el libro y lo entiendes.

Un beso

Celia dijo...

Pantera.
Tengo que leer todo esto con tranquilidad. De todas formas, sólo tengo que agradecerte todo lo que aportas a estos blogs.
Un abrazo, amiga

Nyma dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nyma dijo...

La dependencia es un sentimiento vacío, producido por una "no " pertenecia.
No todas las personas son capaces de establecer una relación adulta, madura y nutritiva, debido a carencias de varios tipos.
Debido a eso, no creen encontrar un vínculo imperecedero con nadie, a causa de su estado, de ahí esa necesidad de aprobación, de consuelo.
Se crean una identidad única con quien les encuentra, por miles de circunstancias.
En este punto, si la otra persona, coincide en esta dificultad en si mismo, dejan de existir como personas individuales y viven lo contrario, una codependencia que les llevará a la insatisfacción e infelicidad.

Por desgracia hay muchas historias en conflicto y sufrimiento.

Besos.

Nyma.

13 de mayo de 2009 22:02

Mimí dijo...

Yo creo que todos en mayor o menor medida somos codependientes, como dice Tag.
El ego de un actor lo es de su público, a mi me afecta si mi familia o amigos dicen que lo hago bien o mal. ¿No altera eso nuestra conducta? Entonces todos pensamos en los demás, nos miramos en sus ojos, poco o mucho, pero buscamos ese reflejo en su espejo!

Ser codependiente es inherente al ser humano? Históricamente? Por cuestión de la la supervivencia?
¿Por qué somos gregarios?¿Qué implica eso?

Puede que la cuestión no es si lo somos o no, sino hasta que punto podemos serlo sin desintegrarnos, pero piensa en el síndrome del nido vacío, es codependencia...

Besitos, el tema me gusta, me plantea muchas preguntas.

xqsabesq@gmail.com