sábado, 28 de marzo de 2009

Sábados literarios - La primera vez...




La primera vez que vi la claridad, se mostró bruscamente ante mis deshabituados ojos. Sentí cómo me arrancaban de aquel que había sido mi espacio durante tanto tiempo, para que una inmensa luz me secuestrara, despertando de un profundo sueño. Sólo oí unas desgarradoras voces que taladraban, mis todavía, desacostumbrados oídos y no pude más que quejarme todo lo fuerte que los pulmones me permitieron.

Ese fue el inicio de mi vida, una extraña manera de nacer, en la que lo primero que aprendemos es a tolerar el dolor, la soledad, el desarraigo, para así ejercer de maestros en este mundo tan a menudo injusto.

Ahora, con una serenidad ya aprendida, reconozco en ese dolor infringido una manera de valorar más, cada día que pasa;

Sintiendo la vida correr por mis venas.

24 comentarios:

megg dijo...

aprendemos a tolerar el dolor
que bueno,si es cierto oye que cortico pero que intenso!!!
MUY BUENO
besos de sabado soy la primera!!!!
JAJAJA

Paco dijo...

Pues el nacimiento de uno es, la primera vez de la primera vez de todo lo que nos acontece en nuestra vida.

A partir de esa primera vez, es cuando caemos en este mundo. Después vienen todas las "primeras veces", El primer biberón, el primer diente, la primera comunión (los que nacimos en otra época), el primer baile, el primer beso...

Un beso lleno de vida

Carmen Andújar dijo...

Sería bonito acordarse de ese momento, supongo que si fuera así aprenderiamos a valorar otros, por donde transcurre nuestra vida.
Un abrazo

Ardilla Roja dijo...

Dicen los entendidos, que esos primeros minutos vida, te marcan el carácter para el resto de la existencia. No sé que tendrá de cierto.

Perdona el retraso, guapa. Pero un inoportuno lumbago me tuvo un buen rato inoperativa.

Un abrazo y gracias por la confianza.

CASANDRA dijo...

nacer tal vez pueda ser más doloroso que morir. Ojalá, que con el tiempo la vida nos vaya enseñando a tolerarlo, a superarlo, a no vivir pendientes de él, sino de que el tiempo hay que pasarlo lo mejor que podamos.Algo como vos decís, de vivir cada instante con toda la intensidad. que llegue mi abrazo hasta Australia, donde hay muchos coterráneos.

Nyma dijo...

Ese es dolor de un suicidio en vida en la raiz, es el choque entre el vivir y la vida, la primera experiencia no recordada, la línea somos nosotros, que al nacer la retomamos de nuevo...

Besos.

Nyma

Balamgo dijo...

Si fueramos capaces de recordar el momento de nuestra llegada, sería realmente bello.Un saludo

Any dijo...

Como sería acordarse del propio nacimiento no?? Guau! Que experiencia! El momento de ver por primera vez al ser que te dió la vida, esa primera mirada deberíamos poder recordarla y guardarla para siempre en la memoria y el corazón.
Hermosa reflexión
un beso

Carmina dijo...

muy buena tu primera vez, engendra la primera vez de todo en esta vida, una excelente eleccion,y has expresado muy bien lo que tiene que sentir un recien llegado a este mundo

SILVIA dijo...

BUENO SI EL RESULTADO FINAL FUE ESE, HABRA VALIDO LA PENA LO VIVIDO NO??
ACA ESTOY DE PASEO , E INICIANDOME TAMBIEN EN ESTO DE SABADOS LITERARIOS, ME GUSTO LEERTE, Y NOS VEMOS EN OTRO ENCUENTRO

Pantera dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios a mi discretísimo post de este sábado literario. Me alegra compartir con vosotros esos escritos que surgen de nuestro inquieto interior. Un beso a todos!
Ardilla, guapa, cuídate ese lumbago.

Celia dijo...

Hola amiga. Sí, es curioso. Son nuestros comienzos. Hemos elegido el mismo punto de partida. Je..je.. y tu lo has narrado maravillosamente bien.
Un abrazo literario

SeaSirens dijo...

Que bonito seria poder recordar ese primer rayo de luz rozar nuestra piel delicada...
Recordar las caras de quienes te trajeron a la vida, al mundo...

Y también que bonito sería poder asir ese dolor primero y convertirlo en experiencia. Eso nos hubiera salvado a todos, de alguna que otra cicatriz.

Me ha parecido una aportación muy delicada, primeriza (por encima de todo)y adecuada.
Enhorabuena!

Un beso muy sincero y el primero!!!!

mar dijo...

Esa si que es realmente la primera vez de todas, ojalá pudieramos recordarla, me ha gustado mucho tu forma de describirla.
Un beso de Mar

Maat dijo...

Hola, Pantera: leyendo la forma en que cuentas el nacimiento, me ha dado por pensar que eso a lo largo de nuestra vida nos sucede más veces.
El sentirnos arrancados de un espacio cómodo, nos hace comenzar a vivir nuevamente.

Un abrazo.

Maat

Pantera dijo...

Gracias nuevamente por vuestros comentarios. Maat, totalmente de acuerdo contigo, a lo largo de la vida esa sensación se repite.
Celia, un honor que te haya gustado la forma de relatarlo.
Al resto, no por no nombraros los minimizo, todos y cada uno de vuestros comentarios me llenan enormemente. Un besazo a todos de esta panteraza!

Mimí dijo...

Hola, Gloria, al fin llegué. Tu mirada va desde el presente al pasado oyendo los ruidos, describes la sensación, pero no abarcas la emoción del bebé, es un adulto el que analiza el proceso de la vida y muy desgarradamente, pareces una existencialista convincida.
Te dejo mi opinión sincera que es lo que querías,me gusta la redacción.

Sinuhe dijo...

Quizás ese primer segundo de vida permanezca para siempre en nuestro subconsciente, pese a que no lo recordamos voluntariamente. Tiene mucho sentido lo que nos cuentas y da para reflexionar un buen rato. :)

Un abrazo, un placer conocerte.

Mari Carmen dijo...

Deberíamos poder recordar verdaderamente esa primera vez que vemos la luz fuera del vientre materno. Creo que si no lo hacemos es porque el momento es bastante traumático y se nos borra de la mente para que no suframos por ello :)

Un abrazo, Pantera, que hoy he estado viendo un poco de Melbourne aunque haya sido a través de la tele y con motivo de la Fórmula 1. Y mañana más :) ¿Cómo es que vives en aquel continente tan atrayente y tan lejano? He leído tanto, tanto sobre él...

Un beso

XoseAntón dijo...

Me recuerda al mito de la caverna, de platón, cuando la luz también ciega. ¿Será por eso, por lo que él también se inspiró?

Bikiños, muy felinos, que es sábado.

Neogeminis dijo...

Muy buen relato!...contundente y claro...como las cosas primordiales.
Me ha gustado!

Te dejo un saludo y me alegra haberme cruzado por tu buhardilla con la excusa de este viaje en bus más que agradable!

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Sobre todo, sobre todo, me impresionado esa memoria que tienes. De verdad, ¿Cómo lo has conseguido? Yo también quiero recordarlo (aunque ahora que lo pienso no sé si sería muy agradable, jaja)

En fin, un relato muy primigenio, está chulo,
Un beso de Juanma

L.N.J. dijo...

Hola cielo.

Soy melliza con un niño, y mi madre me cuenta que por mi testarudez al nacer, él venía negro, asfixiado.
Entonces, recordar el momento de mi nacimiento sería, la patada que mi hermano me metió en el culo para que le dejara su espacio libre.

No nos acordamos en el momento de nacer, el momento exacto de dormir y cuando vamos a morir, ni idea.

¿ Pero de qué ( palabrota ) nos acordamos en nuestra vida ?.

Tú lo has dicho, el mundo es perfecto pero injusto.

Haber nacido es un regalo para mí.

Gracias a la vida.

Besos Pantera, muchossssss !!!!!!!

megg dijo...

en mi blog tienes una cosa para ty