jueves, 5 de marzo de 2009

¿SOMOS BUENAS PAREJAS?



RECETAS PARA MEJORAR NUESTRAS RELACIONES

Nuestra irracionalidad nos pierde! Fijaros en cuántos errores cometemos en una relación de pareja:

Acerca de uno mismo:

Tiene que considerarme el compañero ideal.
Simplemente debo intentar ser un buen compañero, alguien que respeta su forma de ser y se autoanaliza para descubrir sus actitudes erróneas. Quizás a veces me muestro demasiado blando o quizás al contrario, grosero y exigente.

Existen unos deberes conyugales y nunca debo olvidarlos.
Quizás necesito un respiro, me siento preocupado o agobiado. Soy humano e imperfecto y sobre todo soy único e independiente. Sí formo parte de la pareja pero tengo entidad propia.

Jamás me perdonaría decepcionar a mi pareja.
Si se siente decepcionado trataré de averiguar cuál es el motivo y si hay alguna actitud en mí que causa dicha decepción trataré de modificarla.

Primero son sus necesidades, luego van las mías.
Para que una pareja funcione es importante que conozca tanto los intereses como las necesidades propias como del otro miembro de la pareja. Dejar a un lado nuestro intereses podría producirnos insatisfacción y eso a la larga iría en detrimento de la pareja.

Si alguna cosa no me gusta , mejor me la guardo por si lo ofendo.
Hay que encontrar el momento adecuado para comentarlo sin que ello produzca ninguna ofensa.

Tengo que estar de acuerdo con él/ella en todo.
Que existan puntos de vista distintos no significa para nada que la pareja vaya hacia la ruptura, muy al contrario podría incluso enriquecer la relación.


Acerca de tu cónyuge:

Simplemente por quererme ya tiene que saber lo que necesito.
Tratará de ayudarme cuando le comunique algunos de mis problemas o de mis necesidades si es que realmente me quiere.

Como me quiere siempre tiene que estar amable conmigo.
El hecho de mostrarse algunas veces malhumorado o cansado sin atender demasiado a mis solicitudes no significa que haya dejado de quererme.

La creencia de que no es justo que él haga actividades por su cuenta, sin compartirlas conmigo.
Es importante que se sienta independiente, esas actividades personales fomentan el equilibrio en la pareja porque cada cual dispone de su propio espacio al tiempo que se siente más enriquecido para compartir experiencias en la pareja.

Con tenernos el uno al otro es suficiente, así pues tiene que empezar a despedir a sus amigos.
Es deseable poder mantener las relaciones de amistad que hemos tenido por separado cada cual. Ello ayuda igualmente al enriquecimiento mencionado en el apartado anterior.

Si mantiene sus antiguas aficiones tenemos menos tiempo para nuestra convivencia, así es que es mejor que las deje.
La convivencia mutua no tiene que implicar que renunciemos a nuestras aficiones.

Si no se percata de lo que me está pasando es que no debo importarle.
Nuestra pareja no es adivina, si yo oculto mis sentimientos no podrá darse cuenta de ellos.

El amor significa que tiene que sacrificarse por mí.
Está bien sacrificarnos uno por el otro siempre y cuando ello no represente la anulación del otro.

Acerca de la relación:

Al iniciar nuestra convivencia, seremos felices eternamente.
Para que el camino que vamos a cruzar juntos sea estable, duradero y gratificante tenemos que esforzarnos ambos miembros de la relación.

Vivir juntos significa compartir todos los aspectos intrínsecos de nuestra vida.
Es positivo para el buen equilibrio de la pareja que se mantengan las parcelas de individualidad, ello enriquecerá la convivencia.

Pensar que la vida en común será tan maravillosa que podremos prescindir de otra compañía que no sea la de nuestra pareja.
Por el hecho de convivir en pareja no tenemos que excluir de nuestras vidas aquellas personas, amigos o compañeros o familia, que han representado una parte de nuestra vida y además con los que nos sentimos asimismo a gusto. No solo compartiremos proyectos o ilusiones con nuestra pareja, también podemos compartirlos con esas otras personas.

Pensar que los objetivos de una pareja que está enamorada tienen que estar basados en hacer feliz al otro dejando de lado tu propia felicidad.
Si yo me siento equilibrado y estable haré feliz al otro. Si yo no me siento satisfecha, es difícil que pueda transmitirle felicidad a mi pareja.

4 comentarios:

Ave Mundi Luminar dijo...

Me ha parecido genial... una perfecta recopilación de lo que debería ser vivir la pareja con los pies en el suelo y no como un "folletín" romanticoide, en el que los guionístas pintan a su antojo maravillosos detalles que olvidan el terrible día a día.

Pero yo diría más... si fuesemos capaces de vivir la pareja según la mayoría de las pautas que indicas, posiblemente se convertiría en una perfecta guía para ser "algo más felices" porque el primer paso para ello siempre he pensado que es vivir "la verdad" de lo que somos... lo contrario a mi parecer, supone iniciar un complejo y tortuoso camino hacia una doble vida...

Saludos.

Paco dijo...

Desde luego que es una provechosa lista.
Tanto los pensamientos erróneos como la falta de comunicación son las principales causas del deterioro de la relación de pareja.

La vida en común puede ser realmente maravillosa cuando coexisten el respeto y la libertad.

Un beso de felicidad equilibrada

Mercedes dijo...

No sé quién dijo algo parecido a que el amor nace de forma simple y muere de mil maneras (no era así, pero más o menos).
Todas esas recetas me parecen geniales. Yo tengo muy claro que la pareja es algo sagrado (y si no lo es, es porque la unión no constituía una pareja).
¿Hay algo más hermoso en este mundo que compartir con alguien a tu medida vida y milagros; además de desayuno y cena. Jo, en estos temas soy bastante malilla opinando porque las palabras se me quedan pequeñas.
Un abrazo, compi. Tus post resultan un lujo.

L.N.J. dijo...

¿ Se puede con un chiste ?

Ahí va :

Una mujer se levanta por la mañana, despierta a su marido y le dice:

- Cariño, he tenido un sueño maravilloso.
- He soñado que me regalabas un collar de diamantes por mi cumpleaños.
- ¿Qué querrá decir?

El marido le contesta:

- Lo sabrás en tu cumpleaños...

Llega el día del cumpleaños de la esposa y el marido entra en casa con un paquete en la mano. La mujer, emocionada, se lo quita de las manos, rasga nerviosa el papel, abre rápidamente la caja y encuentra un libro titulado:

- El significado de los sueños.



Que seáis felices en vuestras relaciones.

Saludos.